Biografía de Agustín Lara

Biografías del México del Sigo XX
Typography

El compositor y cantante, cuyo nombre completo era Agustín Lara Aguirre del Pino, nació en la capital de México, el día 30 de octubre de 1897, aunque él siempre afirmó, quizás por coquetería o romanticismo, que vio la luz por primera vez en Tlacotalpan, pequeña villa situada al sur de Veracruz, allá por 1900. Sus padres fueron el Dr. Joaquín Lara y María Aguirre del Pino.

Agustín Lara nació en el seno de una familia acomodada. Su pasión por la música comenzó a edad temprana al oír a su padre tocar el piano en casa. Sin embargo, fue de la mano de su tía Remedios, con quien improvisó sus primeras notas. La profesora Luz Torres Torrija, su maestra de piano fue quien se encargó de su primer aprendizaje musical.

El caos económico que ocasionó la Revolución Mexicana en todos los ámbitos de la vida del país, afectó también a la familia del músico. Para hacer frente a las vicisitudes económicas, la familia decidió alquilar varias habitaciones de su vivienda. Uno de los huéspedes, fascinado por el talento del joven Lara, lo llevó como pianista a una casa de "mala nota"; tal hecho, marcaría muchos aspectos de su trayectoria; lo podemos comprobar con los títulos de innumerables boleros de su autoría: "Aventurera", "Pecadora", "Te vendes", "Una cualquiera", etc. Pero también por las huellas que este tipo de vida dejó, incluso en su fisonomía, ya que en uno de esos antros, una mujer en un ataque de celos, le arrojó una botella rota causándole una tremenda cicatriz, que le surcó de por vida, parte de su rostro.

Su vida fue toda una peripecia. A los 12 años, su padre lo echó de casa por llegar tarde de una tertulia taurina, estuvo encarcelado por robo y hasta se casó "In artículo mortis" con su primera esposa Angelina Brusquetta, hija del dueño del cabaret "Salambó". En ese local conoció a Juan Arvizu, uno de los primeros boleristas de México, que le contrató para que compusiera y le acompañara al piano. Fue Arvizu quien primero descubrió el talento musical de Lara, que en 1929 se consagró definitivamente con su canción "Imposible".

En la época en que la radiodifusión cobra características de impacto popular, el 18 de septiembre de 1930 fue lanzada al aire una nueva emisora (XEW) con planes ambiciosos e incluyó al novel compositor Agustín Lara, interpretando con su estilo y su discutida voz, canciones que prontamente fueron oídas en todo México. "La Hora Íntima de Agustín Lara", se caracterizó por el estreno, en cada programa de una o varias canciones de su inspiración.

Lara fue compositor de aproximadamente 700 melodías y una opereta: "El Pájaro de Oro". Intervino también en 30 películas y sus canciones han dado vuelta al mundo, lo cual hace de él uno de los compositores de música popular más conocido de nuestros tiempos, siendo traducidos los textos de sus canciones a muchos idiomas. Entre su repertorio se encuentra: "Veracruz", "Granada", "Madrid", "Palmera", "Lágrimas de Sangre", "Lamento Jarocho", "Farolito", "Mujer", "Santa", "Señora Tentación", "Novillero", "Rosario", "Noche Criolla", y muchas otras más.

La vida sentimental fue pródiga en romances: Angelina Brusquetta, Carmen La Chata Zozaya, Yolanda Gazca, Clara Martínez, Vianey Lárraga, Irma Palencia, Rocío Duran, etc. Sin embargo, siempre confesó que su gran amor fue María Félix "La Doña". Con ella se casó el 24 de diciembre de 1954 y a ella le dedicó muchas canciones de amor como: "María Bonita", "Noche de Ronda" y "Aquel Amor". No tuvo descendencia y adoptó al hijo de Vianey, al que bautizó con el nombre de Agustín, llevando así los apellidos Lara Lárraga.

Agustín Lara realizó varios viajes a Europa, siendo el último en 1965 cuando recorrió la Península Ibérica, donde fue objeto de numerosos homenajes. En 1967, debido a su precaria salud, Lara fue retirándose del ambiente artístico hasta permanecer aislado de todos en su casa de la esquina de Edgar Allan Poe y Homero, de la colonia Polanco.

Falleció en el Hospital Inglés de la ciudad de México el 6 de noviembre de 1970 y fue velado en el teatro de la Sociedad de Autores y Compositores de Música, de donde fue trasladado el día 7 al Palacio de Bellas Artes.

El presidente Díaz Ordaz, ordenó que lo sepultaran en la rotonda de los Hombres Ilustres, junto a los compositores del Himno Nacional Mexicano, en el Panteón de Dolores. "Descansa en paz, Flaco de Oro".

Realmente al inicio del proyecto, no estábamos tan convencidos del personaje elegido; ahora nuestra actitud cambió, porque conocimos muchos aspectos de la vida de Agustín Lara, y nos entristece saber que él, un hombre tan famoso siempre estuvo solo. Pero también consideramos, que gracias a esa soledad, hizo de sus canciones unos verdaderos poemas. Este trabajo nos deja un buen sabor de boca, pues a pesar de contar con 12 o 14 años de edad, podemos ahora disfrutar de esta bella música, que pensamos jamás pasará de moda.