México Lindo y Querido - Mitos y Leyendas

Leyendas Destacadas

Cuando el dios Tonatiuh gobernaba, en tiempos remotos, los pájaros poseían el don de hablar como las personas.

Kapsis seguía allí como si esperar a ver salir del fondo del mar a la diosa Xtamosbin (tortuga marina).

Hace ya mucho tiempo, cuando todo era naturaleza y el hombre no había aún sido creado por los dioses,  en el Cerro de Guizachtlan vivía un Coyote que tenía la piel del color del oro, suave y brillante como las plumas del quetzal.

Hubo un tiempo que Xochimilco padeció una gran sequía y el sol calcinaba todo cuanto tocaba. No había alimentos y los macehuales morían de hambre.

Cuentan los que vivieron hace mucho tiempo, que había un hombre que no creía en la palabra de sus antepasados.

Durante el quinto Sol, bajo la adoración de Quetzalcóatl, los dioses se reunieron y decidieron estable¬cer una nueva especie humana que poblara la tierra. Quetzalcóatl se dirigió a Mictlantecuhtli y le dijo que venía en busca de los huesos que estaban bajo su custodia. Este no que¬ría entregárselos por lo que le pidió superar una prueba.

Nos encontrábamos en el campo yermo donde iba a hacerse una siembra. Era un terreno que abarcaba unos montículos de ruinas tal vez ignoradas.

Bolochen es un pueblo que aunque creció en torno a nueve pozos, periódicamente padecía de sequía.

Había una vez un guerrero valiente y apuesto. Amaba la caza y así, con frecuencia, iba por los bosques persiguiendo animales.

Este convento está ubicado en  Belisario Domínguez y República de Brasil, Centro Histórico, el conjunto original estuvo formado por varios edificios, el noviciado, el edificio principal del convento y el templo.

La casa de Don Diego de Gallinar, alzaba orgullosa sus tres pisos, junto a las humildes casitas de uno solo, que empezaban a formar la calle que prolongaba la de San Francisco y la cual desembocaba en la plaza principal.

A finales del siglo XVIII seis agrimensores españoles se encontraban trabajando entre Lampazos y Santa Rosa, en el estado de Coahuila, ayudados por dos indios de la región.

En Naranjillos había una muchacha muy guapa que acababa de quedar huérfana. Un día, una amiga suya llegó a contarle que habían visto a su madre en el camino del Barrial, cerca del pueblo.

Esta leyenda pasó en Guadalajara, Jalisco en la avenida Lázaro Cárdenas que conecta con el poblado de Chapala y todo mundo la conoce por todos los accidentes que suceden en ese lugar.

En México Lindo y Querido te vamos a contar una leyenda de Zacatecas que se cuenta de la Hacienda de Sierra Hermosa llamada “El niño enterrado en la hacienda”.

Los mexicanos tenemos millones de mitos, casi todos recordados por las preocupadas madres mexicanas, uno de ellos es este el mito de limpiarle o cortarle a la baba a un bebé.

Se dice que cuando una mujer está amamantando a un recién nacido, las serpientes y culebras, así como reptiles habituales en las rastrojeras, ranchos, pueblos y zonas donde hay mucha vegetación, pueden llegar hasta la casa de la misma y por las noches succionar el pezón del seno de la madre, porque el olor atrae a estos animales.

Se dice que las brujas salen a buscar bebés, ya que estas se alimentan de su sangre, cierto o no, es un mito que se conoce en todos los pueblos. Aquí la historia de donde se desprende este mito.

Sample Banner Home 2 MITOS 1
Sample Banner Home 2 MITOS 3
Sample Banner Home 2 MITOS 4
Advertisement