México Lindo y Querido - La leyenda de los lugares mágicos

La leyenda de los lugares mágicos

Leyendas Aztecas
Typography

La mágica cosmovisión de los mexicas está plena de lugares fantásticos. Por ejemplo, Tlacapillachihualoyan, “donde son creados los hijos de los hombres”, ahí donde los dioses se crearon, ahí donde Ometecuhtli y Omecíhuatl formaron la primera semilla de la vida, y ahí donde acudieron Quetzalcóatl y Huitzilopochtli en busca del infinito azul formado de nebulosas de increíble belleza.

Los dioses duales vivían en este sitio donde el calor permitió la germinación de la materia primaria que daría vida a los dioses, las personas y la naturaleza: la semilla divina.

Otro espacio de índole sacra fue Tlaltípac, “el lugar sobre la tierra”, la región en que se vive, colmada de flores, montañas, ríos; es decir, de la naturaleza desbordante. Es el lugar del Nican Axcan, “el aquí” y “el ahora”. Tlaltípac es cuadrada, la rodea el ateotl, el “agua divina”, cuyas orillas se elevan hasta llegar al Cielo; cuatro rumbos sagrados en sus esquina encierran su sostén central: el reino del Este, patrimonio exclusivo de Xipe Tótec, el Desollado, y de Tláloc, el divino dios de la lluvia; el este, fértil y masculino, es simbolizado por un ácatl. El Oeste, gobernado por Quetzalcóatl, morada de la Estrella de la Tarde, blanco, femenino, cuyo símbolo, calli, lo representa. El Sur, donde reina el buen dios Huitzilopochtli, azul, lleno de vida, simbolizado por tochtli, el conejo sagrado. El Norte, patrimonio del Tezcatlipoca negro, como la muerte y el cuchillo de pedernal. En el centro mora Xiuhtecuhtli, el Señor del Fuego, en el lugar donde se unen el Cielo y la Tierra, los espacios cósmicos, los vientos y las aguas celestes, y el mundo superior y el inferior.

Cinteopan, “desde el lugar divinizado” el paraíso alcanzado por los niños pequeños que morían y recibían sepultura junto a los silos de maíz. Cinteopan, donde se encontraba los lares de Cintéotl, divinidad del maíz, y Chicomecóatl, la bella diosa de los mantenimientos y de la agricultura. Cincalco permitía el acceso al Inframundo por medio de una cueva situada en las laderas de Chapultepec, “el cerro del chapulín”; cueva en que Huémac, el último señor tolteca, en el año 7 Conejo, se quitó la vida metiéndose en la tal cueva para no volver a salir jamás, apabullado por la ruina de su pueblo, después de participar en una fantástica partida en el juego de pelota contra los astutos tlaloques, los dioses de la lluvia.