México Lindo y Querido - Mitos y Leyendas

Cuenta la leyenda que corría el año de 1864 cuando Maximiliano y Carlota recibieron por primera vez la navidad en el Palacio Imperial de Chapultepec recién remodelado al gusto de los emperadores y entre esos adornos que engalanaban el castillo estaba algo jamás visto por los aristócratas mexicanos, un gran pino decorado con listones, velas, frutas y con algo muy especial a sus pies, muchos regalos.

Allá por las afueras de la Ciudad de México, con dirección a Toluca, se encuentra uno con los arbolados cerros y bosques ahora muy visitados y cuyo parque nacional más conocido es el de "La Marquesa". Ahí cuentan que en ciertos pueblos aledaños se hablaba de un charro que ocasionalmente cabalgaba esos lugares y el encuentro con este personaje era tan inesperado como enigmático.

De Ana María Josefa Ramona Huarte Muñoz Sánchez de Tagle, guapa, joven, morena, y rellenita, se enamoró de José Joaquín de Iturbide, sin llegar a pensar que, algún día, por azares del muy caprichoso destino, llegaría a ser emperatriz, no sólo de Valladolid, sino de todo México.

En el siglo pasado, un noruego llamado Jacob Hanson llegó a Baja California prácticamente como un ermitaño, y adquirió una propiedad en la zona central de la Sierra de Juárez, donde estableció un rancho con el objeto de criar ganado de calidad.

More Articles ...

Page 1 of 3