México Lindo y Querido - Agua Blanca, Tabasco

Agua Blanca, Tabasco

Bellezas Naturales de México
Typography

Agua Blanca es el nombre de este lugar porque la mezcla de las rocas y el deslizar del agua hacen una espuma suave y blanca que caen en una especie de pozas, albercas naturales en realidad donde puedes darte un refrescante baño. Este hermoso lugar se localiza a solo 72 kilómetros de Villahermosa, la capital del Estado de Tabasco al sureste de México, para ser precisos se encuentra en el municipio de Muscapana.

Para llegar tienes que viajar por la carretera que te lleva a Muscapana y al llegar al ejido Las Palomas hay que desviarse 7 kilómetros por carretera de terracería en buenas condiciones. Al estar ahí y llegar a Agua Blanca te darás cuenta de que lo que te rodea es un sitio bello y sin igual pues te encuentras dentro de la selva y estas llenando tu vista de flora y fauna única.

Estas cascadas ya son consideradas como Área Natural Protegida, pues el interés científico sobre el lugar es muy minucioso, esto no quiere decir que no sea un lugar donde puedes divertirte y aprender con sus recursos naturales, de hecho las cascadas forman parte del parque del mismo nombre.

El parque y su verdor son esplendorosos con sus arbustos y pastos, helechos, y diversas plantas que dan una belleza sin igual a ésta zona. Los animales son parte de este parque, pues hay gran variedad, armadillos, monos, guacamayas y tucanes, sanates, garzas, y muchos más. Además de que podemos caminar en sus andadores y subir sus escalinatas para llegar al sitio donde hay dos grandes cuevas que parecen bocas que expulsan luz de agua y puedes hacer un poco de rafting en los cerros alrededor del parque. Hay miradores por si lo que quieres es solo pasar un día tranquilo.

Si no eres demasiado aventurero también hay albercas, así como restaurante y varios puestos de comida típica. Ahora si tú quieres cocinar pues también hay una zona de asadores con mesas y sillas. Y por si fuera poco y quisieras ponerle algo de misticismo a este lugar, cuenta la que fue el llanto de una princesa llamada Iztac-Ha, el que dio origen a tan maravilloso lugar.